Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

10 de octubre de 2011

Fogueres de Sant Joan 1934

En Fogueres 1934 se mantienen las espectaculares cifras del año 1933, idénticas en cuanto a expedientes conservados en el Archivo Municipal de Alicante (AMA), pero con una mucho más documentada división en categorías A y B de los monumentos de fogueres. Por otra parte, dichos expedientes diferencian más específicamente barraques, fogueres infantils y grupos de ninots, lo que nos permite tratar las diversas entidades festeras en apartados separados. Las cifras documentales de 1934 son las siguientes: 53 expedientes, 85 bocetos, que incluyen 16 fotografías autorizadas, y 53 monumentos repartidos en 34 fogueres, 2 barraques, 14 fogueres infantils y 3 grupos de ninots. Nos encontramos con 6 expedientes que carecen de boceto.

Siguiendo, como en anteriores artículos monográficos sobre ejercicios foguerers, el orden de registro del Archivo Municipal, comenzamos con la Foguereta Magritas Club, financiada por los socios de ese colectivo taurino, que construida por el grupo de artistas valenciano Unión Arte y titulada en el expediente Per molt que apretes..., quedó encuadrada en la Categoría B. Aunque aparece en su expediente como foguereta, entraría en concurso como una foguera más, y fue plantada, como años anteriores, frente a la sede de la Sociedad Recreativa Magritas Club en el número 13 de la calle San Vicente, presidida por Juan Ramón Sarrió.

Boceto de la Foguereta Magritas Club 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

La solicitud de plantà se acompaña de una memoria que explica lo siguiente:
Representa a la Mesa Gestora de Fogueres de San Chuan, formada por los Sres Collía, Roméu, Sarrió y Navarro; estos cuatro Sres rodeando una mesa de escritorio. Arriba de lo que formará el techado, una PRENSA de copiar cartas, que figurará la disposición de ir a prensar a estos Sres, ya que aparecerá un individuo, desconocido desde luego, en disposición de hacer funcionar la indicada prensa.

El célebre MISTER BLAY, nuestro inglés mascota, que se apresurará para evitar el funcionamiento de la prensa; al otro lado nuestro popular y gran Alcalde, Sr Carbonell, que conduciendo entre sus brazos una palma acude para evitar prensen a nuestra Mesa Gestora de Fogueres. (Por nuestra significación de círculo taurino, nos permitimos llamar al Alcalde, EL NIÑO DE LA PALMA).

Una señorita madrileña que ofrece a Alicante en bandeja toda la prensa de Madrid, para propagar nuestra FOGUERES. A los lados, tres niños vendedores de periódicos, que ofrecerán los diarios alicantinos El Luchador, Diario de Alicante y El Día. En los plafones laterales dibujos animados y de orden local.

La correspondiente solicitud de plantà de la Foguera Plaza del 14 de Abril, equivalente a la actual Calvo Sotelo, fue firmada por Roberto Torras Uriarte. Contaría con una terna de artistas para construir el monumento titulado El puñao de rosas en Categoría A. Estos fueron Adrián Carrillo García, José Barahona Marco y Antonio Esplá. La foguera, de planta rectangular, tenía 8 x 16 metros de base y 18,5 metros de altura y fue plantada en la plaza, en su ubicación habitual entre la calle Canalejas y la Avenida del Doctor Gadea, siendo merecedora del Tercer Premio, dotado con 500 pesetas.

Foguera Plaza del 14 de Abril 1934 (AMA)

Dicho documento adelantaba que el monumento ...se limita a crítica de escenas locales inspiradas en títulos de obras de nuestro Foguerer Machor e hijo ilustre de Alicante, Don Carlos Arniches. Y el número extraordinario de Fogueres de El Tio Cuc recoge esta escueta explicación: Com el foguerer major / d’esta foguera és Arniches / li tributen este honor.

Continuamos con la hoy desaparecida Foguera Pascual Pérez, que plantaba en la confluencia de la citada vía con la de Torrijos, actualmente César Elguezábal. En esta ubicación ya tradicional de esta foguera, cuya demarcación quedó integrada en su mayor parte en la actual Foguera Hernán Cortés, Francisco Muñoz Gosálbez plantó La festa nasional en Categoría B, con unas dimensiones de 5,5 x 5,5 metros de base y 7 metros de altura, siendo acreedora de las 250 pesetas del Quinto Premio de Turismo. La base en sí era decagonal y tenía 1,8 metros de altura.

Era presidente de la comisión, Ángel Taboada Juan, y en la solicitud de plantà que firmara se incluía una extensa memoria que hacía referencia a la importancia que ha adquirido en nuestra «terreta» la práctica de los deportes, cualquiera que sea su clase, y el culto que demuestra nuestro pueblo por el ejercicio al aire libre, en contraposición de lo que no hace mucho tiempo eran estos mismos deportes, y mucho más en su lucha franca y decidida con la llamada «fiesta nacional» o de los toros. A continuación hace una extensa referencia a los tiempos heroicos del fútbol, el atletismo, la natación, el remo, el boxeo, el ciclismo, el tenis, haciendo hincapié en su importancia para la higiene y la salud, así como que estas fiestas deportivas han ido restando concurrentes a las taurinas, hasta el punto de que se hace difícil compaginar las dos en el mismo día.

Boceto de la Foguera Pascual Pérez 1934 (AMA)

Comienza la descripción en sí de la foguera, afirmando que la base decagonal figura la parte exterior de una plaza de toros, y que de ella, en su cara anterior emerge una cabeza de mujer de grandes dimensiones, ataviada con la clásica mantilla y alta peineta de carey, prendidas en el pelo las rojas flores, y con la faz llorosa. / Debajo de ella, aparecen los atributos de su fiesta, de la fiesta «nacional», representados por el estoque y muleta del «mataor», la pica, la montera, las banderillas y las panderetas, decalco ful de nuestro país. / Sobre los adornos que rematan la peineta, asientan sus plantas victoriosas cinco representaciones del deporte, figuras de tamaño natural y equipadas totalmente como lo que representan. Y en la parte posterior, del centro de la base surge, en lugar de la cabeza de mujer, una guitarra de gran tamaño y a sus lados dos panderetas en cuyos parches van pintados motivos relacionados con los espectáculos que se celebran en el recinto de la plaza. Todo, menos toros. / Una figura, vestida al estilo del aficionado clásico de toros (chaquetilla corta, pantalón bombacho), cayéndole la faja, se despide, con faz llorosa, saludando con el cordobés al deporte, de la afición que hasta el momento tuvo.

El monumento de la también desaparecida Foguera Calle Díaz Moréu, actualmente a caballo entre los distritos de Carrer Sant Vicent y San Antón Bajo, fue construido por José Amat Martínez, que lo tituló Cuatre casos fulminants y quedó incluido en Categoría B. Se plantó en la calle que le da nombre, a la altura de la calle Empecinado, su lugar habitual, y eran sus medidas 5,5 x 4 metros de base y 7 metros de altura. La presidía Jesús Roca Guilló.

Boceto de la Foguera Calle Díaz Moréu 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

La foguera hacía referencia al derribo efectuado en la calle de Méndez Núñez, para abrir una vía lindante con la de Gerona, declarado por la Alcaldía de urgente necesidad, innecesaria de momento a juicio de gran parte de opinión, ante otros problemas de urbanización más perentorios. A continuación, la memoria describe las cuatro caras del monumento: la anterior y posterior muestran a los vecinos de los bajos de la casa n.º 1 de Méndez Núñez y las afectadas de la calle Castaños proclamando de manera «bufa» sus liquidaciones forzosas del negocio que les ocupaba, mostrando sus bolsillos salientes y de revés como sensación de su ruina; un lateral presenta al Presidente del Cabildo Municipal, en traje corriente, rural de estos tiempos, sentado sobre un cajón que supónese de embalaje de libros y objetos de escritorio los cuales aparecen a su lado en montón, velando así la personalidad descarada, éste sostiene en su diestra una vara como símbolo de autoridad de donde penden como adorno unas castañuelas que significa la mofa de tal virtud objetada por rumores públicos, prensa y opinión; y el restante plasma uno de los motivos ridículos que se debió haber abordado para el embellecimiento de la capital entre los innumerables de urgencia y verdadera necesidad.

Antecesora, junto con la Foguera Santa Cruz, de la hoy desaparecida Foguera Carmen-San Agustín-Santa Cruz, la Foguera Carmen-San Agustín fue igualmente obra de José Amat Martínez, y era también de Categoría B. Les visións del Dr. Piccart fue plantada en la Plaza del Carmen, entonces denominada Plaza de Francisco Ferrer.

Boceto de la Foguera Carmen-San Agustín 1934 (AMA)

Era Presidente de la Foguera, Joaquín Jordá Femenia, y en calidad de su cargo firmó la solicitud de plantà que contenía la extensa memoria del monumento que hace referencia a la última hazaña del intrépido explorador Piccart. Así, en la cara principal de la foguera, aparece el Dr. Piccart que en su aerostato ha logrado pasar la extraesfera y llegar a un mundo desconocido y que jamás el hombre ha podido imaginar: Piccart ha llegado al planeta Marte y en él le vemos. Han salido a recibirle los seres extraños que habitan en Marte y en su honor organizan un baile. / En la otra cara de la «Foguera» aparece otro final de Piccart realizado ¡nada menos! al planeta Venus. En él vemos al Sabio maravillado ante un paraíso de mujeres hermosas y bonitas, y se recrea a continuación con una picante descripción del intercambio de regalos que se produce, ellas le obsequian manzanas, y él les regala plátanos.
Pero Piccart a quien tanto ha gustado la manzana de Venus y también «saborea» el placer con que aquellas bellezas saborean el plátano, advierte en la Tierra un punto luminoso que se destaca con fulgor desconocido hasta hoy y con su gran talento advierte donde está enclavado: en «la millor terreta del mon». / Con lo que demuestra que hasta Venus ha llegado el resplandor de les «Fogueres» de Alicante, fiesta única en el mundo y digna de esta Terreta.

Ubicada en el actual distrito de San Antón Bajo, la Foguera Calle General Villacampa fue obra del artista Rafael Peral. Plantada en el cruce de las calles General Villacampa, hoy calle Pozo, y Empecinado, no tiene registrado lema en el expediente del Archivo Municipal, si bien en publicaciones de la época encontramos dos diferentes: La paz de las naciones y Volem la pau. Sus dimensiones de 7 x 5 metros de base la encuadraban en la Categoría B. Era su presidente Rafael Fuertes.

Foguera Calle General Villacampa 1934 (AMA)

La memoria incluida en la solicitud de plantà describe una base rectangular sobre la que descansa un cuerpo de las mismas características con dos cartelas laterales, que sustentan un pedestal y alrededor de él, toda clase de armas, inutilizadas y sobre el pedestal hay un gran libro cerrado y sobre él, de pie la figura de una mujer, que lleva en la mano izquierda un libro y en la diestra un ramo de olivo, y simboliza la Paz. Seguidamente explica las dos caras del monumento de este modo:
En la de delante se representa una reunión de representantes de diferentes naciones, en plena reunión de la conferencia de la Paz, que celebra la Sociedad de Naciones y cuyos representantes van «armados» para tratar el «desarme».

En la cara posterior, se representa la unión de un fragmento de un campo de batalla, después de la lucha sostenida en él, por los combatientes, casas destruidas por la artillería, campos talados, armas inutilizadas y abandonadas, cadáveres mutilados, aves de rapiña que acuden al magno banquete que le ofrece espléndidamente la bárbara civilización actual que discuten sus ambiciones a cañonazo limpio, único modo de conseguir la Paz...? La Paz de los muertos?
.

José Roméu Zarandieta era Presidente de la Foguera Plaza de la República, y al año siguiente lo sería de la Comissió Gestora. La foguera, obra del maestro Gastón Castelló Bravo, fue plantada frente a la fachada principal del Ayuntamiento sin que tuviera entonces el carácter de Foguera Oficial que hoy tiene, pues dependía de una comisión festera como todas las demás. De Categoría A, contó con unas dimensiones de 8 x 7 metros de base y 12,5 metros de altura, y se tituló Historia d’un tros de la província según el expediente, o Historia de un trozo de nuestra provincia, de acuerdo con el boceto. No obtendría el éxito de años anteriores, alcanzando sólo el Quinto Premio, dotado por la Compañía de Tranvías con 400 pesetas.

Foguera Plaza de la República 1934 (AMA)

Se conserva una memoria descriptiva de las cuatro fachadas que componen el monumento, firmada por Roméu Zarandieta:
Primera.- En la parte alta hay una figura representando la Provincia de Alicante con una tabla en las manos que dice «Existo desde 1833» y bajo de esta figura otras tres representando la Agricultura, Industria y Comercio diciendo que están aquí viviendo riquísimas. Se dijo en 1833 que si todos los pueblos que la formaban se unían surgiría una Provincia de fantástico porvenir.

Segunda.- Y había una ciudad industrial muy importante, Alcoy. Y otra comercial por excelencia, Alicante. Y se pensó construir un ferrocarril que las uniese para prosperidad de la Provincia.

Tercera.- Y desde hace más de cincuenta años comenzaron a hacerse proyectos que jamás se realizaron. Y la desunión provincial era cada vez más notoria y por fin en 1926 se aprobó un proyecto.

Cuarta.- Comenzaron las obras y después de realizarse grandes esfuerzos y fantásticos gastos se dijo que el trazado era absurdo y quedó todo abandonado.

Y por el momento se perdió toda esperanza de unión. Y ahora se habla de hacer otras cosas: Autopista? Ferrocarril?. Y como Alicante y Alcoy no creen en nada, han preparado dos sillas para esperar sentadas.

La Foguera Florida Alta, de Categoría B, es equivalente a la actual Foguera La Florida. Fernando Guillot Bulls, autor de Pro-feminismo, obtendría el Tercer Premio de Turismo, dotado con 250 pesetas. De 8 x 4,9 metros de base y 10 metros de altura, se plantó en el cruce de la calle República Argentina con la calle Régulo.

Boceto de la Foguera Florida Alta 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

La solicitud de plantà, redactada por el presidente de la Foguera, sin embargo es firmada por dos personas, según se lee: Adolfo Crespo y Francisco Perea. Se aportó una cuartilla manuscrita con una breve explicación de las dos fachadas y los dos laterales de que constaba el monumento, comentando que en la fachada anterior estará representada la mujer tal como se le consideraba antes de otorgarle el voto; en la fachada posterior tal como se imaginan algunos que debe ser la mujer moderna; en la base se pintará algo alusivo a la falta de luz, fuentes públicas, y servicio de tranvías de dicho Barrio.

De la Foguera Alfonso el Sabio no se conserva boceto. Sus autores, el colectivo Unión Arte, plantarían en Categoría A el monumento Espera sentad, según su expediente, que obtendría el Premio Honorífico de la Cámara de la Propiedad Urbana. Medía 12 x 7 metros de base y 15 metros de altura, y se cambió de ubicación de plantà. Inicialmente se había solicitado plantar la enorme figura de 15 metros de altura que representaba un alicantino con un pie en la embocadura de la calle Álvarez Sereix, y el otro en la de la calle Segura, pasando entre las piernas el tranvía, pero se denegó por motivos de seguridad, quedando finalmente ubicada en esta última calle, pero mirando hacia la Avenida de Alfonso el Sabio.

La tramitación de todo ello comenzó con la solicitud de plantà que firmaban el Secretario de la comisión, Vicente Maltés, y Manuel Ruso. El citado documento, que solicitaba emplazar el monumento en las cuatro esquinas de Alfonso el Sabio, Segura y Álvarez Sereix, explica que consistiría en una gran figura y ésta está piernas entreabiertas da facilidad completa para que el tranvía y toda clase de vehículos pasan por bajo de la Foguera, que con este fin está construida. La memoria que acompañaba a la solicitud, que identifica la enorme figura de 11 metros con un alicantino que representa a Alicante, y que enseña el proyecto de la «Ciudad Satélite», proyecto que se ha de realizar, pero no se sabe cuándo, detalla que descansaría sobre dos pedestales de 3 x 7 metros de base y 4 metros de altura, lo que significa que entre ambos pies del alicantino restarían 6 metros de distancia.
En una de las bases se ve una gran tortuga llevando a espaldas de ésta un equipo de trabajadores jóvenes alegres y confiados en que van hacia el trabajo de tan magna obra, que se va a realizar en la Playa de San Juan.

...en la otra base, otra tortuga de las mismas dimensiones que la anterior, ya vieja con bigotes debido al tiempo pasado y todo el mismo equipo de trabajadores viejos, con la herramienta carcomida y de los materiales se ven salir por la influencia del tiempo pasado unas grandes setas.

Boceto de la Foguera Alfonso el Sabio 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

Pero la Comisión de Fomento dirigía al Alcalde la propuesta de pedir informes al Ingeniero Municipal, Arquitecto Municipal y Perito Electricista Municipal, a efectos de que con toda urgencia dictaminen sobre las condiciones de seguridad y demás, y las conclusiones de estos fueron absolutamente desfavorables a la idea inicial de plantà. Así, el dictamen de Vías y Obras estima insuficiente el espacio entre los pedestales y advierte un peligro muy considerable el que pueda caer la foguera sobre la línea de trabajo del tranvía, pudiendo romperlo y ser causa de graves accidentes, proponiendo las calles Álvarez Sereix o Segura como alternativas a Alfonso el Sabio para su emplazamiento. El Arquitecto Municipal coincidió plenamente en su informe con el Ingeniero Municipal, advirtiendo el peligro de derrumbamiento de la foguera sobre los cables del tranvía durante la cremà, y proponiendo un emplazamiento donde no existiera tal riesgo. Y por último, la Sección de Alumbrado del Ayuntamiento incidía en el mismo punto del cable del tranvía, abundando en que la envergadura de la figura central haría necesario atirantarla con cables a fachadas o balcones, lo que agravaría el riesgo de electrocución al poder contactar éstos con la línea de trabajo del tranvía.

De este modo, ante tamaña oposición de los técnicos municipales y la consecuente denegación a la solicitud de plantà, el secretario de la Foguera dirigió un escrito a la Sección de Fomento del Ayuntamiento, replanteando la plantà entre ambas esquinas de la calle Segura, opción que la Comisión Municipal de Fomento aprobaría finalmente. Este forzado cambio en la orientación de la foguera fue providencial, pues la colosal figura acabó haciendo honor al lema del monumento, ya que históricamente ha quedado reseña de ser la primera foguera caída de la que hay constancia documental. De haber sido plantada en su ubicación original sobre la línea del tranvía, podría haber ocasionado una catástrofe.

En principio hay dos referencias que atestiguan este hecho, mención aparte de que no existe fotografía conocida del monumento, ni plantado, ni caído. La primera es una tarjeta postal con el boceto de la Foguera Alfonso el Sabio 1935, ya de por sí muy ilustrativo, cuya pequeña explicación reza así: Alude esta foguera a una figura de gran tamaño que se cayó el año anterior. Y con más detalle el artículo publicado en el Diario El Luchador de 30 de junio de 1934, único que lo menciona, titulado Epílogo de la fiesta de «fogueres de San Chuan», duramente crítico por otra parte con la concesión de los premios, en cuyo contexto dice lo siguiente: la de Alfonso el Sabio que comenzó realmente la «plantá» a mediodía del 22 y que por no estudiar debidamente la forma de hacerlo, no lograron montarla, rompiéndose la armazón de la figura principal. Llama la atención que con todo ello el Jurado la premiara.

La Foguera Calderón de la Barca, actualmente Calderón de la Barca-Plaza de España, plantó en Categoría B. Su autor, Francisco Muñoz Gosálbez, la tituló Alicante, eterna primavera, y sería acreedora del Cuarto Premio de Turismo, dotado con 250 pesetas de remuneración. Medía 6 x 4 metros de base y 7 metros de altura, y repitió lugar de plantà con respecto a años anteriores, en la desembocadura de la calle Manuel Antón en la calle Calderón de la Barca. Era Presidente de la Foguera, Vicente Arnáu Uríos.

Foguera Calderón de la Barca 1934
(Archivo Foguera Calderón de la Barca-Plaza de España)

En cuanto a la memoria, firmada por el presidente de la Foguera y el artista, tras expresar la intención crítica constructiva del monumento, describe una base rectangular de la que emergen una serie de edificios que son copia de algunos centros de recreo, en donde los turistas puedan matar el ocio cuando nos visiten. / Del centro de la «foguera» sale una media esfera, representando el mapa de Europa y parte de África.
...y de Alicante surge una palmera monumental la cual está coronada con el escudo de Alicante. A ambos lados de esta palmera se apoyan una pareja de «Alicantins» que sostienen al mismo tiempo un imán de grandes proporciones. Da fuerza a este imán un termómetro que existe en el tronco de la palmera dando a entender que el único motivo de atracción de forasteros hacia nuestra ciudad es solamente debido a su clima.

En su parte principal, dando frente a las de las figuras que hay junto a la palmera, la base sufre un corte en su altura con el fin de demostrar el principio de una escalera que se dirige hacia Alicante. Ocupan los peldaños de esta escalinata, un enfermo sostenido por su médico que señala como fin de su sufrimiento el clima inigualable de Alicante. Los clásicos turistas con el salakof y el libro guía en la mano señalan también con alborozo su llegada a la «millor terreta del mon», y el artista que necesita de los colores luminosos y que no encuentra si no es en nuestra tierra.

Continúa la memoria explicando que todo esto no es suficiente para que Alicante sea admirada y reconocida, y por ello añade:
Es preciso que de nuestra ciudad desaparezca todo lo viejo, lo caduco y que se dé al visitante la impresión de que en clima está en relación directa con las comodidades que en Alicante puede encontrar el que nos visite. Y es por eso que en la parte posterior a la que acabamos de describir presentamos a un obrero con el zapapico en ristre derribando todo lo que todavía nos afea en nuestra urbanización.

En cuanto a la Foguera Barrio Santa Isabel, hoy sólo Santa Isabel, fue también obra de Francisco Muñoz Gosálbez, y fue incluida igualmente en Categoría B. Su lema era Alacant monumental, y su ubicación la Plaza de San Antonio. La presidía Francisco Compañ. La memoria recoge la siguiente explicación del monumento:

Boceto de la Foguera Barrio Santa Isabel 1934 (AMA)
En esta Foguera hacemos una sucinta crítica de los derribos efectuados en la Avenida de Méndez Núñez, en los que la Alcaldía, representada en la figura de una Alicantina, situada en el plano predominante, en vistas siempre a crear un mejoramiento de la urbanidad para la ciudad, ha creído de necesidad abrir estas calles que, a la par de dar más vistosidad a la mencionada avenida, será de gran utilidad para los viandantes. Mejora que los propietarios no ven, cegados por sus instintos egoístas, y recurren buscando en las leyes y periódicos oficiales disposiciones arcaicas que ellos creen les amparan de la determinación municipal, llamando a esto atropello y arbitrariedad.

Si bien estas gentes, que viven acomodadamente, no se ocupan de nada, más que cuando ven mermados sus intereses o ingresos, en cambio el elemento humilde, los olvidados de todas mercedes, mirando por el engrandecimiento de su Alicante, animan a su Alcalde en su obra, que al mismo tiempo que transforma una de las vías más importantes de la capital, proporciona al obrero alicantino medios de poder subsistir en esta crisis de trabajo que sume al Mundo. Y alimentada sanamente por el aliento de los trabajadores alicantinos, la piqueta demoledora cae sobre el comercio rezagado que desoyó la determinación de desahucio de nuestra autoridad municipal, que no cejará hasta ver convertida esta vía semejante a las existentes en la metrópolis neoyorquina.

La actualmente denominada Carrer Sant Vicent, entonces Foguera Calle San Vicente, fue diseñada por el emergente artista Agustín Pantoja Mingot, que ya daba muestras de una estética nueva y personal. Titulada Lo millor de la Festa, quedó encuadrada en Categoría B, de medidas finales de 5 x 4 metros de base y 7 metros de altura, plantándose en la encrucijada de las calles San Vicente y Manuel Antón. La solicitud de plantà estaba firmada por su Presidente, José Navarro Úbeda.

Foguera Calle San Vicente 1934 (AMA)

Agustín Pantoja describe en la memoria del monumento lo siguiente:
Sobre tambuchos artísticos los cuernos de la fortuna derraman un torrente de oro que cae sobre el Comercio y la Industria. La típica dulzaina y el tamboril tratan de excitar el entusiasmo de la vecindad para recabar mayor rendimiento en la recaudación. Durante todo un año, la Comisión, de casa en casa, con gente adicta, simpática, entusiasta, alentadora, que contrasta con una minoría estúpida, soez, injuriosa y mezquina que no siente la grandeza del festejo.

El artista lucha igualmente por presentar lo «millor», pero la Comisión defrauda su fantasía discutiéndole el valor con que ha justipreciado su trabajo, por tener que ajustarse a su menguada recaudación. Trabajos del artista... trabajos de la Comisión... inspiración del artista... iniciativas de la Comisión para dar el mayor realce y la mejor brillantez... ilusión del artista... ilusión de la Comisión... todo virutas para el simbólico fuego que preside la Foguera. En los laterales de la base, irónicas alusiones al vecindario que no contribuye.

De la predecesora de la actual Foguera San Antón Bajo, la Foguera Calle Trafalgar, no se conserva el boceto. Rafael Peral plantó en la Plaza de la Misericordia el monumento La mehua terreta en Categoría B, con 7 x 5 metros de base y 7,5 metros de altura, que obtendría el Tercer Premio de su categoría, dotado con 250 pesetas. Fue su Presidente Francisco Murcia Martínez.

Foguera Calle Trafalgar 1934 (AMA)

El boceto está desaparecido, no así una memoria del monumento, muy pormenorizada, identificada mediante sello de caucho de la comisión en tinta roja, y que describe un monumento de base octogonal sobre el que se eleva un cuerpo decorativo y encima de él hay un gigantesco botijo de cuyo interior sale un tren. Esto representa el tren llamado «botijo», cuyos trenes organiza M.Z.A. todos los veranos con motivo de la temporada de baños.
En las dos caras, anterior y posterior del cuerpo que sustenta esta alegoría, su decorado lo motiva los colores de la bandera alicantina y de la nacional. En las dos caras de derecha e izquierda van dos figuras corpóreas, de la mujer alicantina, con el traje típico de jijonenca. Y en la cara anterior, en el centro, sobre tres gradas y al fondo, el disco solar, y sobre las gradas, la figura pétrea de la «Dama de Elche» sentada en un monumental banco de piedra labrada y al pie de las gradas dos huertanas de la huerta alicantina ofrendan los frutos de la tierra. Sobre el disco solar, por encima de él y sobre los colores de la bandera alicantina y nacional, hay un grupo de palmeras decorativas, que hacen un conjunto muy vistoso y artístico.

En la parte opuesta de la foguera, aproximadamente en la misma situación y disposición de la escena descrita, hay una silueta de una concha marina y en ella se ve una nota marina de la Playa de San Juan, / grupos de gaviotas revoloteando y varias figuras de bañistas. Las cuatro caras principales de la base van decorados con dibujos de azulejos, y en las cuatro restantes sobre un fondo de mármol rojo, van cuatro mascarones, que de su boca penden un bonito grupo de frutos del país, todo esto en alto-relieve y policromado.

Hoy Monjas-Santa Faz, la entonces Foguera Plaza de las Monjas (en el sello de caucho de la comisión Plasa de les Monches) fue plantada en dicho emplazamiento, la actual Plaza de la Virgen del Remedio, por el artista Domingo Tafalla Navarro, con el título Decadencia, y quedó definida dentro de la Categoría B, con 7 metros de base y 11 metros de altura.

Foguera Plaza de las Monjas 1934 (AMA)

La memoria del monumento no se conserva, y la breve explicación del número especial de El Tio Cuc dice lo siguiente: Esta decadència és, / perque segons el mon va, / tot se so,fer al revés.

Antonio Valls, Presidente de la Foguera Campoamor, firma la solicitud de plantà de un monumento obra de otro de los artistas que emergían en esta época, Manuel Baeza Sánchez, responsable de plantar en la avenida central del Paseo de Campoamor la foguera titulada Alicante turismo, de Categoría A, que sería merecedora del Primer Premio de Turismo, dotado como todos los otorgados por esta entidad con 250 pesetas. Fueron sus dimensiones 7 x 12 metros de base y 10 metros de altura, con una superficie de 40 metros cuadrados.

Boceto de la Foguera Campoamor 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

La memoria manifiesta que el monumento exalta por medio de vistas panorámicas las bellezas de Alicante y su provincia, destacándose entre ellas «El Mascarat», «Castell de Guadalest», «Guardamar», «Tibi», «Benilloba», «Peñón de Ifach», «Palmerales de Elche», «Alicante en noche de verbena», «Interior del Benacantil» y otras que demuestran la importancia turística de la provincia de Alicante.
Las figuras que lleva la foguera son de bajo y alto relieve, colocadas en primer término formando conjunto con la vista panorámica. La figura principal representa «El Mundo» con una venda que le cubre los ojos, motivo por el cual no puede ver las bellezas que tiene ante su vista.

La Foguera San Antón Alto fue concebida por el prolífico Francisco Muñoz Gosálbez. Asignada a la Categoría B, Plora... Benacantil! consiguió el Segundo Premio de la misma, remunerado con 500 pesetas. Sus 9 x 6 metros de base rectangular y 8 metros de altura se ubicaron en el cruce de la calle Valencia con la calle San Carlos. Era su Presidente Enrique Climent Arnadis.

Dos hojas impresas contienen la justificación y la descripción de la foguera. Dicha justificación se basaba en el lamentable estado que presentaban las laderas del Benacantil, sin caminos decentes a su cumbre y con las pinadas descuidadas, así como el deterioro de la muralla y los edificios del Castillo de Santa Bárbara, en contraposición de la preferencia que parecía haber por parte de las autoridades por el Castillo de San Fernando, cuyas vistas, aunque magníficas, no eran comparables con las del Benacantil.

Foguera San Antón Alto 1934 (AMA)

En cuanto a la explicación propiamente dicha del monumento, dice representar, sobre una base circundada de pinturas que recogen el papel del Castillo de Santa Bárbara en la historia de Alicante.
...la figura clásica de un alicantino que está sentado sobre el Banacantil, sosteniendo en sus robustos brazos y apoyándolo sobre su cabeza, el castillo de San Fernando. / Trepando por la falda del monte a lomos de un caracol, cabalga un grupo, y en su bandera se lee, de una forma bien destacada, «funicular». / Descansa sobre la prensa en actitud de tocar los platillos un mono. / Vemos también, declamando, a un poeta, leyendo al castillo sus mejores composiciones. / No podía faltar la figura representativa de las «inquietudes de los administradores municipales». Ahí tenemos a un técnico, que con el taquímetro busca los puntos de referencia o toma estos puntos para el emplazamiento del funicular en cuestión o las curvas de nivel para el trazado de un camino circular que permita la cómoda subida de carruajes hasta lo alto del castillo.

La parte posterior de la base representa los famosos «pous de Garrigós», haciéndolos figurar llenos de inmundicias, como verdaderos estercoleros que son de aquella barriada. Y como es natural, el Castillo llora, y sus gruesos lagrimones se destacan intensamente sobre las piedras de sus laderas. / En cambio, es al Castillo de San Fernando al que se le reservan todos los mimos, todos los cuidados, todas las atenciones y aún parecen pocas; no pudiendo disponer el de Santa Bárbara ni siquiera de un mal banco de madera para los que quieran o puedan pasear por él.

Gastón Castelló Bravo no pudo obtener el reconocimiento de años precedentes en la Foguera Benito Pérez Galdós de 1934, probablemente porque su monumento, más sencillo, no estuvo a la altura de sus anteriores obras en este distrito. De hecho, no fue premiada. Igualmente de Categoría A, Ganarás el pan con el sudor de tu frente fue más pequeña que sus antecesoras, contando con 12 x 5 metros de base y 12,25 metros de altura, y quedó plantada donde siempre, en el cruce de las calles Pablo Iglesias y Benito Pérez Galdós. Su Presidente era Florentino Seguí Lavale.

Foguera Benito Pérez Galdós 1934 (AMA)

La popular revista El Tio Cuc, en su número extraordinario de Fogueres 1934, explica: Vol dir que treballarás / per a que’t donen el pá / i si no, no menjarás.

En cuanto a la Foguera Carolinas Bajas, fue construida por Ángel Berenguer Jerez, que plantó ¡Ché qué llanda! según recoge el expediente, aunque el llibret menciona el lema Radiomanía, en Categoría B, ubicándola en la desembocadura de la calle Valencia en la entonces Plaza de Blasco Ibáñez, hoy Plaza de Castellón. Este monumento de base triangular de 8 metros de lado, y 9 metros de altura, obtuvo las 250 pesetas del Sexto Premio de Turismo.

Boceto de la Foguera Carolinas Bajas 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

Con la solicitud de plantà, presentó su Presidente, José Ibáñez Rizo, una pequeña memoria de la foguera, cuñada con el sello del distrito, que explica que se refiere al incremento que ha tomado la afición a la radio y como consecuencia dado el sinnúmero de aparatos que han invadido casi todas las casas y establecimientos ya se sabe que es ya alarmante y de unas fatales consecuencias que el que allá donde se encuentre un pacífico ciudadano se encuentre un aparato que invada su cabeza con anuncios, música y sobre todo ruido, mucho ruido. Los tres planos de la «foguera» aluden de una manera gráfica al tormento que hoy significa la radio y de ahí el título.

La solicitud de plantà de la Foguera Barrio de Benalúa está firmada por su Presidente, Juan Amorós Hernández, y hace referencia al emplazamiento clásico del monumento en la confluencia de las calles Arquitecto Guardiola y Pardo Gimeno, pero posteriormente dirige una carta manuscrita al Alcalde, solicitando cambiar el lugar de plantà al ángulo de la derecha de la Plaza de Navarro Rodrigo, toda vez que por sus dimensiones resulta imposible su instalación en el sitio de costumbre. De este modo variaba de forma puntual el lugar de plantà de esta foguera de Categoría A, que con un coste de 5.000 pesetas, aunque inicialmente en la memoria presentada se indicaba 4.500, Fernando Guillot Bulls tituló La gran receta. Un monumento que obtendría el Cuarto Premio de la categoría, dotado por la Diputación Provincial con 500 pesetas, con unas dimensiones finales de 12 x 6 metros de base y 14 metros de altura.

Foguera Barrio de Benalúa 1934 (AMA)

La explicación que daba del monumento era la siguiente:
De esta receta, estamos viendo enormes resultados, ya que de ello se ha preocupado todo alicantino amante de su «terreta». Para el resultado de la misma se ha confeccionado un enorme «cocktail» de las cosas que para este fin, son indispensables. Hemos mezclado sátira, arte, belleza, alegría, entusiasmo, música, sal, gracia, truenos y tracas, comisiones, y Comisión Gestora. Todo lo dicho, se ha revuelto no dejándolo descansar durante un año, hasta que nos ha dado el resultado tan beneficioso y de tanta trascendencia para Alicante. Hemos conseguido popularidad ante toda España y fuera de ella, y de esto tenemos honrosos testigos, tales como Orán y Madrid que se adhirieron gustosos atraídos por los resplandores que irradian nuestras fiestas.

En los laterales aparecen dos colosales libros haciéndonos la biografía y dejándonos ver el adelanto que se observa de año en año en tan típica fiesta
.

La Foguera Plaza del Puente y Villavieja, hoy acortado su nombre a Puente-Villavieja, contó igualmente con Fernando Guillot Bulls para plantar Enfermetats de moda de Categoría B, que también sería premiada, en este caso con el Premio de la Cámara de Comercio, dotado con 200 pesetas. Situada en la Plaza del Puente, la foguera medía 6 x 6 metros de base y 10 metros de altura. Su solicitud de plantà era firmada por Francisco Collado Llorca, Presidente Honorario, y en la misma consta un sello de caucho con la leyenda Foguera de los Barrios Plaza del Puente, y adjunta una memoria en valenciano, Oriche y explicació, que firma Ber-ruti y comienza: Esta «foguera» te per misió fer la critica del abús, espesialment aqui en España, sobre la infinitat de «mises» y «misos» en els mes extravangants tituls, sinó la preparasió pera lograr els mateixos, tant en els maquillaches com en la indumentaria (tallá de cabells, depilasió, afaitá de cames, etc. etc.).

Foguera Plaza del Puente y Villavieja 1934 (AMA)

Describe la memoria más adelante: En lo mes alt del proyecte tres figures: dos dimonis y la Diosa Moda. Está la dona atentá, no en esta ocasió sinó sempre, per els seus acompañans (els dimonis), dicta «modes» y mes «modes», en la única finalitat de agradar més als seus contraris (els hómens) y estos acostumbrats á tantes tonteries acaben per no ferlis cás, mes elles redoblen les sehues activitats de una forma ú atra. Menciona cuatro caras que explica de este modo:
1º «Institut de Bellea» aquí la preparasió de les futures bellees.

2º Varies de elles ostentant tituls més ó menos extravagants aprofiten esta ocasió pera rendirli tribut, ara més que may a la memoria del gran hóme que en vida li dien D. José Esquerdo, «Doctor espesialista en estes desvariasions mentals».

3º Sabút es de tots que algunes «modes» han portat la ruina á moltes industries y comersos, y espesialment a la venta de roba, calses, y sombreros, per obra y grasia del desnudisme.

4º Lo que es de esperar, que moltes de estes criatures tant de una part com de atra, atacats de locura peguen en els seus hosos ben chovens en el «Manicomio Nacional».

Una de las principales anécdotas de Fogueres 1934 la encontramos en la denominada Foguera Federación Universitaria Escolar (F.U.E.). Se trata de una obra de Melchor Aracil Gallego titulada Homenaje a Orán, de 8 metros por lado de base triangular y 7,5 metros de altura, que se ubicó en la Plaza de Canalejas, junto al monumento central de la misma. Como veremos, el lema es un mero pretexto, pues se trata realmente de una dura crítica a la situación académica alicantina.

Su tramitación fue complicada. La solicitud de plantà, firmada por José Chápuli Ruzafa en nombre de la FUE de Alicante y con el sello de la misma, rogaba al Alcalde que fuera considerada comisión de foguera, y como tal disfrutara de cuantos beneficios le correspondieran como tal, puesto que de ellos se tenía que valer para llevar a cabo la iniciativa de plantar un monumento foguerer, ya que no dependía de distrito ni sector alguno. La Comisión de Fomento contestó, aparte de los apercibimientos habituales y sin llegar a denegar la plantà de la foguera, que: Respecto a los beneficios que solicitan esta Comisión estima que no puede accederse a ello por no ajustarse la petición a las condiciones que figuran en la Moción de la Alcaldía y aprobada por S.E. en 28 de Julio del año anterior.

Foguera Federación Universitaria Escolar (F.U.E.) (Archivo Eusebio Pérez Oca)

Con ello, ha habido serias dudas en cuanto a que esta foguera se plantara o no, pues si bien hasta muy recientemente no había evidencia fotográfica conocida, por otro lado se denegó la subvención que la FUE solicitara al Ayuntamiento aunque éste no se prohibiera su plantà. Y la certeza de que el monumento viera la luz la encontrábamos tan sólo en el Diario Hoy del día 23 de junio de 1934, único que lo recoge:
Fuera de concurso –según dicen en su sano humorismo de gente nueva los simpáticos universitarios– para no hacer contra a Gastón Castelló, alzaron, a duras penas y trabajando con una abnegación digna de elogio, una intencionada foguera los elementos de la F.U.E. al pie del monumento al inmortal alicantino don José Canalejas.

Se conserva una cuartilla con una memoria que explica:
Una de sus caras representa el estado actual de los edificios destinados a Instituto y Escuela de Comercio, enfrente de cuyos edificios hay unos estudiantes alicantinos que distraen la mirada de otros oraneses con el fin de que no reparen en ellos. Otra cara representa un bello proyecto de ciudad universitaria en la que se deduce claramente el sueño de ese ideal estudiantil. Además figuran afanosamente trabajando muchos estudiantes en la elaboración de un proyecto que finalmente es visto por el Ministro, que promete su pronta realización, pero que se va tranquilamente a Madrid y si te he visto no me acuerdo.

Y finalmente la tercera cara representa los respectivos claustros fusionados para defender de una manera reaccionaria y furibunda la entrada del elemento obrero en los centros de cultura. Esta cara se divide en dos. Una mitad es la descrita anteriormente y la otra mitad representa el funcionamiento de la Universidad popular merced a las gestiones y apoyo del Ayuntamiento y Consejo Provincial de Primera Enseñanza. En la parte superior correspondientes a las tres caras se ven unos dibujos alusivos a que la Fiesta de les Fogueres puede ser también un vínculo que una en un abrazo común cultural la juventud estudiantil de Alicante y Orán.

No se conserva boceto de la Foguera Florida Baja, al igual que ocurre con otras obras de Rafael Peral, lo que hace suponer que se perdieron en conjunto o tal vez se devolvieron al autor, pues era necesario presentarlo con la solicitud de plantà para su autorización, lo que haría en este caso Rafael Lillo, presidente de la Foguera, cuñada con un sello en el que aparece como nombre del distrito Portazgo. Si a esto unimos que se pedía plantar en la primera travesía de la Avenida de Orihuela, la actual calle Lira, entonces en proyecto, la sitúa en la demarcación de la Foguera Florida-Portazgo, lo que hace pensar que se puede tratar del primer precedente de dicho distrito.

Foguera Florida Baja 1934 (AMA)

Lo bueno y lo malo según el expediente, o Lo nou y lo vell según otras fuentes como el llibret, entró en Categoría B, y tenía 5 x 7 metros de base rectangular. La memoria descriptiva detalla que sobre la base:
...se levanta un cuerpo de forma prismática a cuyos lados, derecha e izquierda, hay dos figuras pétreas que sustentan sendos pergaminos en los que se lee el asunto de esta Foguera, y encima de estas figuras dos cartelas de forma estrellada complementan la parte decorativa del primer cuerpo. Encima de éste, dos figuras pétreas varoniles sustentan en sus brazos levantados una estrella en plano horizontal y sobre ésta una figura de mujer con los brazos extendidos a derecha e izquierda sustentando un manto que cubre sus espaldas, esta figura está decorada con el colorido de la avispa, y dos avispan van colocadas a ambos lados de ella.

Incluye además descripciones de los ninots de la base: un vendedor ambulante, un rico improvisado, una turista con una máquina fotográfica y un turista tomando apuntes, dominados en alto por una figura representativa de la Ciudad de Alicante sobre un cenicero con una colilla de cigarro puro, en su parte frontal; y en la posterior, cuatro cabareteras bailando en distintas actitudes, y sobre ellas una mujer tendiendo la ropa.

El Presidente de la Foguera Plaza de Gabriel Miró era Germán Bernabéu Almiñana, y su monumento, de 11 x 8 metros de base y 10,8 metros de altura, sería catalogado en Categoría A, era obra de Ángel Berenguer Jerez, y se titulaba El timo del portugués, quedando aprobada su instalación frente al edificio de Correos, en la desembocadura de la calle García Hernández, equivalente en la actualidad a la parte final de la calle San Fernando, en la Plaza de Gabriel Miró.

Foguera Plaza de Gabriel Miró 1934 (AMA)

Una breve memoria explicativa expone que su asunto se refiere al tan cacareado funicular cuando estuvo en ésta un ingeniero portugués y llenó de planos y proyectos el Ayuntamiento de Alicante que hablaban de dicho funicular en el Castillo de Santa Bárbara.
Por esto en un plano se ve al ingeniero proponiendo a nuestro Alcalde el proyecto. Después todo el estruendo que armó la prensa y autoridades hablándonos a bombo y platillo del funicular. Para satirizar lo malogrado el artista nos presenta un funicular fantástico a cargo de unas brujas que al final nos dicen que todo ha sido un «timo». Y en otro plano de la «foguera» se ve el «mico» que nos llevamos todos al confiar en una obra que ya habrá que ir perdiendo las esperanzas de verla realizada.

Parte de la desaparecida Foguera Carmen-San Agustín-Santa Cruz, la entonces Foguera Santa Cruz fue idea y obra del insigne pintor Emilio Varela Isabel, que plasmó su arte en las lisas superficies del monumento de Categoría B Ensomi de bon alicantí, que obtuvo el Primer Premio de la citada categoría, remunerado con 750 pesetas. Es memorable la explicación en verso valenciano que de la foguera hizo en el también premiado llibret, bajo el título Romanç del bon alacantí, otro insigne, Eduardo Irles Garrigós, que comenzaba:
En tartaneta de fira
munta el bon alicantí.
Fragancies de mar y alfábega
embalsamen el matí...

Se plantó en la calle San Rafael, ajustándose las medidas de esta proporcional a las dimensiones del trozo de la misma calle en la plazoleta y junto a la fuente, según consta en la solicitud de plantà que firmara su Presidente, Marcelo Losada Soria, por lo que sus dimensiones serían reducidas. Tenía la particularidad de incluir una escena interior.

Foguera Santa Cruz 1934 (AMA)

Una breve memoria de este sencillo monumento, explica:
...la cara anterior y las dos laterales están representadas por motivos, de fiestas y ferias a la antigua usanza, como son puestos de flores, frutas y juguetes y algunas otras alegorías propias de la tradición. La parte posterior, está representada por el interior de un hogar netamente alicantino. En los basamentos no va motivo alguno, sino todo a un color.

Agustín Pantoja Mingot dejó trazas de lo que iba a ser su todavía incipiente carrera como artista, con un marcado estilo propio en la Foguera Mercado, hoy Mercado Central. Estampes del turisme o Estampes pal turisme, que de ambos modos lo vemos en expediente y boceto, era el lema de esta foguera de Categoría A que obtendría las 250 pesetas correspondientes al Segundo Premio de Turismo. En la ubicación tradicional frente a la fachada principal del Mercado de Abastos, en el triángulo libre que deja el cruce de las vías de los tranvías, se plantaron los 12 x 8 metros de base rectangular y 12 metros de altura de este monumento.

La solicitud de plantà firmada por su Presidente, Vicente Pérez Sanjuán, contiene tres sellos estampados: el de la Comisión del Mercado, otro con el nombre del presidente seguido de Carnecería / Caseta nº 114, y un tercero con la leyenda Quiosco Isquierda Mercado / Pascual Peral / Especialidad en cafés, licores y helados / Alicante.

Foguera Mercado 1934 (AMA)

Una breve memoria describe:
...tiene como motivo la mendicidad en todos sus objetos y vicios, dando la solución en una de sus caras con la implantación de talleres de reivindicación en donde encuentran trabajo todos los inútiles y concluir de esta manera con esa nube de vagos y maleantes que invaden todas las capitales y si esto lo implantara Alicante sería la mejor estampa que ofreceríamos a los turistas que nos honran al visitarnos.

De formas rectilíneas y sencillas, la Foguera Plaza de Juan Poveda y 1º de Mayo fue obra de Esteve Hermanos. Hoy no existe esta foguera, cuya denominación actualizada bien podría haber sido Plaça Sant Cristófol-Primo de Rivera, plantando frente al número 8 de esta última. De Categoría B, eran sus medidas 16 metros cuadrados de base triangular y 9 metros de altura, y su lema: Este no es aquell poble vell, que es atre Alacant. Obtendría el Premio de la Diputación Provincial, dotado con 300 pesetas.

Foguera Plaza de Juan Poveda y 1º de Mayo 1934 (AMA)

Tomás Navarro Casanova, Presidente de la Foguera, adjuntaba a la correspondiente solicitud de plantà una memoria explicativa con el siguiente detalle:
...aparecen en primer término, sobre la primera planta que se eleva unos dos metros aproximadamente, figuras representando los típicos juegos carreres de sacs, el llibrell de admanguena, la paella, la canterella, la cucaña, así como el charamiter y tamborer y vallaros de la dansa, que es lo que constituía el programa de las ya casi desaparecidas «festes de carrer». Al fondo, se verán en cada una de sus tres caras, tres perspectivas de las antiguas calles de Alicante, donde más se conservaron estos clásicos festejos.

Como remate, se ve la figura del Dios Vulcano, en su ya histórica fragua, el que suspende el trabajo que está forjando sobre el yunque, para admirar con asombro la aparición de una mujer radiante de hermosura, y envuelta entre las llamas, que brota del rojo fuego de la expresada fragua. Esta bella mujer, representa la fiesta del fuego, fiesta ésta, que se ha hecho en nuestro pueblo por su belleza, etc., etc. tan necesaria y sentida, que dejó en olvido las ya típicas festes de carrer que tanto en su época constituía el regocijo de Alicante.

Poco le faltó a Gastón Castelló Bravo reeditar éxitos precedentes, en este caso con la Foguera Orán que plantó en la Plaza de Joaquín Dicenta, hoy de la Puerta del Mar, aproximadamente en la actual ubicación de plantà de la Foguera Explanada-Puerto-Postiguet. La comisión foránea de 1934 se tuvo que conformar con el Segundo Premio de Categoría A, que no es poco, dotado con 750 pesetas.

Foguera Orán 1934 (AMA)

Ofrenda medía 12 x 5 metros de base y 9 metros de altura y supuso el mayor logro de esta comisión que, representada por el Presidente de la Comisión Gestora, Manuel Collía Piqueres, presentaba una breve memoria que explica lo siguiente:
En una parte de la hoguera hay dos figuras de mujer con las banderas de Francia y España y abajo un pergamino con esta inscripción: «Orán, que está unido con tantos vínculos a nuestros compatriotas, se ofrece en sus dos aspectos, árabe y europeo». A un lado está retratada la vida árabe con todos sus detalles; un café moro con sus personajes sentados en el suelo, músicos típicos, una tienda árabe puro estilo con dos moras haciendo compras y una fuente antigua. En el lado opuesto, se retrata también la vida europea con calles modernas, cafés última moda y distintos aspectos de los diferentes paseos y lugares «chics» de aquella capital.

Peor parada salió la Foguera Plaza de Ruperto Chapí, que no obtendría galardón alguno. La citada plaza albergó los 12 x 12 x 12 metros de L’horóscopo de Alacant, obra del debutante Guillermo Brehm Machemer, concursando en Categoría A. Estaba presidida por Antonio Ayús García, a quien le fue requerida una memoria explicativa que no se adjuntaba a la correspondiente solicitud de plantà. La memoria entonces presentada, muy extensa, explica:
La foguera tiene 12 metros de altura y 12 metros de base –erróneo, pues tenía 12 x 12 metros de base–, 12 sabios que representan los 12 meses del año, 12 signos y 12 caracteres del zodíaco, así como también consta de 4 partes, de 4 estaciones del año y tiene 4 caballos de pegaso que anuncian a los 4 puntos cardinales «Les fogueres de Alacant».

Foguera Plaza de Ruperto Chapí 1934 (AMA)

A continuación se describe la representación de cada estación del año. Así, el verano presenta los tres astrónomos que representan los meses de esta estación los que leyendo en sus respectivos signos y caracteres del zodíaco nos muestran la constelación del sol, representada por sus Dioses mitológicos los que como otros astros políticos de nuestro planeta pretenden cada cual hacer prevalecer su programa tratando de imperar en el Olimpo. En otoño, los tres sabios correspondientes presentan un pueblo «Alacant» el cual está sufriendo una tormenta movida por los efectos e influencias políticas y vemos a Neptuno Dios de las Aguas, que pretende hacer naufragar el barco de la vida. En el cuadrante correspondiente al invierno, presentan los sabios una batalla campal de los Dioses los que convertidos en centauros, faunos y diablos por efecto de sus ideas políticas, que se destruyen entre sí. Y por último, la primavera nos presenta la fortuna sembrando flores y bienes, brilla el sol.

La Foguera Carolinas Altas fue una creación de Fernando Guillot Bulls titulada según su expediente Rompecabezas, que entró en Categoría B y fue plantada en la calle Montero Ríos. Con sólo 6 metros de base y 10 metros de altura, se hizo acreedora del Primer Premio de Turismo, y las 250 pesetas con las que estos premios estaban dotados, sin distinción de categoría.

Boceto de la Foguera Carolinas Altas 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

Demetrio García Villanueva, en calidad de presidente, adjuntaba a la documentación la breve memoria siguiente:
Esta «foguera» consta de cuatro fachadas y en cada una de ellas habrá representada un rompecabeza diferente.

Primera fachada: Se discute la procedencia de Colón.

Segunda fachada: El obrero que sin hacer caso al paro, carga de familia.

Tercera fachada: En la que se discute si el hombre desciende de el paraíso o del mono.

Cuarta fachada: Una escena muy usual en el teatro, marido que encuentra infraganti a su señora, y en este caso está dispuesto a romper cabezas.

La Foguera San Fernando actual, entonces denominada Foguera Barrio San Fernando, fue construida por Esteve Hermanos, que la titularon Frutos de paz y frutos de guerra. Enmarcada en la Categoría B, sus 5 x 12 metros de base y 9 metros de altura se ubicaron en el cruce de las calles Padre Mariana y Capitán Segarra.

Foguera Barrio San Fernando 1934 (AMA)

Francisco Llorca Santamaría, en representación de la Foguera, firmaba la solicitud de plantà que sólo explica representar por una fachada las miserias de la guerra y por otra el bienestar de la paz, y añade que iría iluminada. Veamos la breve explicación que ofrece el número extraordinario de Fogueres 1934 de El Tio Cuc: Lluitana tots contra la guerra / i treballant amb fervor / haurá pau sobre la terra.

En su tradicional emplazamiento en el cruce de las calles Navas y Aranjuez, actual Felipe Bergé, la Foguera Hernán Cortés repetía suerte con un autor ya clásico en este distrito, José Amat Martínez, Pepe Amat como era conocido por la comisión. Con lemas dispares, Alacant y ses grandees según el expediente, y el probablemente erróneo Madrid-Alicante que aparece en varias publicaciones, quedó integrada en la Categoría B y fue merecedora del Premio Riegos de Levante, valorado en 200 pesetas. Medía 5 x 7 metros de base y 10 metros de altura, y al parecer tenía movimiento deslizante el panel central del cuerpo de la foguera, con pinturas de paisajes alicantinos. La presidía Vicente Ferrándiz Casares.

Foguera Hernán Cortés 1934 (AMA)

La breve memoria con la rúbrica de éste explica lo siguiente:
Representa la atracción de Alicante a los forasteros con motivo de las fallas, los cuales utilizan todos los medios de viaje: tren, automóvil, vapor, etc. Mediante una disposición van girando diversos paisajes de Alicante, que observan los turistas admirados de las bellezas de nuestro clima. La figura representativa de nuestro Alicante va enseñando tales grandezas y desde lo alto la Fama, lanza al Viento el clarín de la excelencia de nuestra terreta por todos los ámbitos del Mundo.

Es escasa la documentación que se conserva de la Foguera Méndez Núñez, actual Rambla de Méndez Núñez, careciendo su expediente tanto de boceto como de memoria explicativa. El colectivo valenciano Unión Arte construyó el monumento titulado El muerto resucitado, de Categoría A, entre los números 1 y 3 de la Avenida de Méndez Núñez.

Boceto de la Foguera Méndez Núñez 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

La solicitud de plantà está firmada por el Vicepresidente de la Foguera, José Ramón Asensi, y la pequeña explicación de la revista El Tio Cuc, en su número extraordinario de Fogueres 1934, es la siguiente: Es el mort ressucitat / les reformes de la Rambla / i el mort está allí enterrat.

Aunque en 1934 fuera denominada Foguera Pla del Bon Repós, realmente estamos ante la actual Foguera Pla-Hospital, pues la plantà de la misma se realizó en solares de la calle General Elizaicin que hoy pertenece a este distrito. Domingo Tafalla Navarro fue el autor del monumento de Categoría B que, según diferentes publicaciones, tendría por lema Arrancá de caball... o Salida de caballo andaluz...

Boceto de la Foguera Pla del Bon Repós 1934
(El Tio Cuc, n.º extraordinario de Fogueres 1934. Archivo A. Parodi)

José Climent Miller era Presidente de la Foguera, que en la solicitud de plantà manifiesta criticar la apatía de aquellos a los que incumbe resolver de una manera rápida todos los hermosos proyectos en estudio para el mayor engrandecimiento de esta hermosa Ciudad, y en el número extraordinario de El Tio Cuc correspondiente a Fogueres 1934, se ofrece esta pequeña explicación: Son les millores ací / arrancada de cavall / i parada de rossí.

José María Marín Agulló firma en representación de la Foguera Alto-Sano, actualmente Altozano, su solicitud de plantà. Fue obra del tándem de artistas José Tomás Blanes y Antonio Ferrari Gonzálvez, que construyeron en Categoría B el monumento que según el boceto titularon El cuento de la lechera, en la parte alta de la Avenida Conde Lumiares, más arriba de la actual ubicación de plantà. Con 6 x 4 metros de base y 9 metros de altura, fue premiada con el Séptimo Premio de Turismo, dotado con 250 pesetas.

Foguera Alto-Sano 1934 (AMA)

Se acompaña de una memoria manuscrita firmada por sus autores, que describe los tres cuerpos cuadrangulares de la foguera, de 6, 3 y 2 metros de base respectivamente y 2 metros de altura cada uno, así como la figura de una lechera de 3 metros en su remate. El primer cuerpo lleva en su centro un espacio ovalado en el que van cuatro inscripciones referentes a la fábula «El Cuento de la lechera», en las esquinas van cuatro caballos alados. En el segundo cuerpo va una vista de la Explanada con la Plaza de Canalejas y una crítica de la iluminación moderna, / una escalinata imitando mármol, / una crítica de la «Ciudad Satélite» y una jarra enorme rodeada por una piedra que dice «Apatía» y por la boca de la jarra salen papeles con las inscripciones de «Proyectos», «Fantasías», «Ilusiones». Por último, el tercer cuerpo consta de cuatro paisajes con sendas figuras de una lechera en distintas actitudes, y como adorno de este cuerpo cuatro pájaros enormes.


Pues bien, haciendo un primer resumen en cuanto a fogueres se refiere, se aprecia un descenso considerable en la calidad de realización de los bocetos, entre los que aún cabría rescatar los dibujados por Francisco Muñoz, así como los colores y formas de un Agustín Pantoja que se va haciendo un hueco entre los artistas ya consagrados. Es notable la incursión de Emilio Varela con su obra para la Foguera Santa Cruz, con escena interior incluida, Primer Premio de Categoría B en su debut y despedida del monumento, ilustrado por una magnífica acuarela.

Los artistas más realizadores fueron Fernando Guillot, Francisco Muñoz y Gastón Castelló, con 4 monumentos, todos fogueres, excepto en el caso de Gastón que realizó, como veremos a continuación, la Barraca Peña "Los Gorilas". Es de destacar el aumento considerable del volumen de los monumentos, así como lo anecdótico de la primera caída documentada de una foguera, que sin embargo quedó premiada con un galardón menor.

Ahora bien, ¿cuál fue entonces la gran triunfadora de Les Fogueres 1934? Ni más ni menos que la recién nacida Foguera de Madrid, otro debut y despedida, de la que no se conserva expediente ni boceto, y que se alzó sorprendentemente con las 1.000 pesetas del Primer Premio de Categoría A, con el único monumento que plantaría en su breve historia. Fue original de un desconocido Amalio Martínez Garí, si bien se sabe que descendiente de alicantinos, haciendo así un paréntesis en la racha de Gastón Castelló, que se tuvo que conformar con el Segundo Premio de la categoría. Se titulaba Madrid por Alicante y se plantó en el solar del Convento de las Capuchinas en la Rambla de Méndez Núñez, donde actualmente se ubica el edificio del Banco de España.

Foguera de Madrid 1934 (AMA)

El número extraordinario de Fogueres 1934 de la revista El Tio Cuc, ofrece uno de los espacios más extensos en sus páginas al monumento de la Foguera de Madrid, pese a no haber llegado a tiempo la explicación de la misma, añadiendo:
Ací voliem posar
la foguera de Madrit,
i per tal de conseguir-ho
hem esperat fins ahír;
però es veu que els foguerers
madrilenys-alacantins,
corren tant com les tortugues,
son unes feres, dormint;
i en vista que no remeten
ni el dibuixet més sencill
de la foguera que fan,
el Tío Cuc ha decidit
llançar-se al carrer faltant-li
la foguera de Madrit,
perque ja ha esperat bastant
i esperant s’ha derretit.

Es interesante, por último, hacer mención de la polémica suscitada en todos los medios a raíz de la adjudicación de los dos primeros premios a los monumentos de Madrid y Orán. A la vista de la documentación gráfica que se dispone y de las críticas en la prensa local, parece que dichas adjudicaciones fueron más políticas que otra cosa, probablemente por un afán de quedar bien y agradar a las comisiones foráneas, ya que ni la foguera de Madrid, que si bien tenía considerables dimensiones era muy rectilínea y de nulo modelado, ni la de Orán, que no pasó de ser una discreta aportación de Gastón Castelló, muy lejos de su calidad habitual, superaban a otros monumentos que sin embargo quedaron relegados a premios menores.


Continuemos con los expedientes de las 2 barraques, los 14 monumentos infantiles y los 3 grupos de ninots que completan la documentación de 1934, como se podrá observar mucho más incompleta que la de fogueres.

La pionera Barraca Peña "Els Trenta Ú", de la que no se conserva el boceto ni se conoce con certeza la autoría, medía 8 x 4 metros de base de portada y se plantó entre los números 2 y 8 de la festera calle San Vicente, dando el frontal a la Avenida de Alfonso el Sabio. Andrés Fernández Serrano, presidente de esta peña que tenía su domicilio social en el frecuentado Café Colón de la Avenida de Zorrilla, actual Avenida de la Constitución, firmaba la solicitud de plantà.

Barraca Peña "Els Trenta Ú" 1934 (AMA)

La actualmente decana Barraca Peña "Los Gorilas" contó, como adelantaba, con un artista de lujo, Gastón Castelló Bravo, para diseñar la enorme portada de 17 x 3,9 metros de base que se ubicó a la altura de los números 6 y 8 de la no menos festera Avenida de Alfonso el Sabio, a 5 metros de las fachadas de las viviendas. En su representación, Antonio Maciá Aracil firmaba la solicitud de plantà, que añadía que la cremà de la portada se consumaría en el centro de la citada avenida.

Barraca Peña "Los Gorilas" 1934 (AMA)
Por otra parte, los niños cada vez estaban más presentes en la Fiesta, por lo que era obvio que el número de fogueres infantils creciera de año en año, si bien ni estaban reconocidas como tales, ni existía la vinculación que actualmente tienen con sus hermanas mayores, ni obviamente entraban en concurso alguno. Se tiene noticia de las siguientes, como siempre según el orden de registro del AMA.

La Foguera Infantil San Antón sería realizada por Ricardo Álvarez Antón, hermano del que sería maestro de la radio y del periodismo Raúl Álvarez Antón, en la Plaza de Santa Teresa.

La Foguera Infantil Méndez Núñez fue obra de Antonio Hernández Gallego, que junto a su hermano Ángel marcarían con su arte toda una época de Fogueres, fundamentalmente en los años 50. Fue titulada según su boceto El peso de los impuestos. Con 2 metros de base y 2,5 metros de altura, fue plantada en la hoy Rambla de Méndez Núñez.

De la Foguera Infantil Las Navas se conserva un documento manuscrito de difícil lectura, firmado con las iniciales de todos los comisionados infantiles, si bien en lápiz junto a ellas se lee Lorenzo Pastor.

Contruida por la propia comisión en la calle Las Navas, según el documento citado mediría con 1,6 x 0,6 metros de pedestal y 1 x 0,9 metros de criticario (?), con tres caras. En cada cara del escrito aparece una breve descripción de las mismas, en castellano en una cara y en valenciano (probablemente las cartelas explicativas) en la otra, bastante ilegibles:
1ª. Las palmeras de la plaza de Hernán Cortés con los hombres que han tropezado esto es por ponerlas juntas / En la Plaza de Hernán Cortés an posat palmeres noves pero dicen les persones que millor estaven els abres.

2ª. La plaza de Hernán Cortés en un día de plaza que está quitando frutos y demás verduras / Pues en un dia la plaza me va dir un verdulero repalleta a mi me an llevat taronches.

3ª. En el cuartel dando rancho a los pobres / Pero avia tan de pobret que no tenen pa menchar pasa a les ores que vullguis en es morros en el potet pasechan.

La Foguera Infantil Plaza de las Monjas fue obra de Isabelo Sánchez Saavedra, según su boceto tuvo como lema Las Belleas del «Foc», y midió 1,8 metros de base y 1,7 metros de altura, siendo ubicada en la actualmente denominada Plaza de la Virgen del Remedio.

La Foguera Infantil Maestro Marqués fue plantada en dicha calle por Miguel Castelló Villena, sobrino del maestro Gastón Castelló, futuro historiador, escritor, cartelista y miembro de la Comissió Gestora de les Fogueres de Sant Joan.

Foguera Infantil Maestro Marqués 1934
(Archivo Miguel Castelló Villena)
Foguera Infantil Maestro Marqués 1934
(Archivo Eusebio Pérez Oca)

La Foguera Infantil Calderón de la Barca, de autoría anónima, fue plantada en la calle que le da nombre.

Una colorista portada en tinta y lápices de colores precede la documentación de la Foguera Infantil Pablo Iglesias, que identifica como autor de la misma a Pascual Piqueras y como pintores a Luis Pobil y Fulgencio Amador. Una pequeña memoria menciona además como Presidente a Rafael Soler, José Planelles es el Secretario, escultor Ramón Ripoll (hijo), es Tesorero Isidro Maestre, y Julián Pobil, Vicente Ripoll y José Aracil completan la comisión.

La citada memoria titula la foguera Lo que sobra y lo que falta, que se plantaría en la calle Pablo Iglesias, y que explica del siguiente modo:
La crítica de esta foguera es una cosa original, porque nos da a conocer lo que hay que derrumbar. Esas malditas tabernas que no sirven para nada, por eso su título es «Lo que Sobra». «Lo que Falta» son las escuelas que hay muy pocas para poder educar. Esos niños mendigantes que por las calles van mendigando y sin refugio, por no haber escuelas en esta gran Capital.

Se completa con dos versos que aparecerían en ambos laterales de la foguera, que desarrollaban ambas ideas.

Una solicitud de plantà manuscrita por sus autores, los hermanos Emilio y Raúl Álvarez Antón, éste último el desaparecido maestro del periodismo alicantino, da noticia de la Foguera Infantil Avenida De Alcoy, plantada junto al Paseo de Campoamor, frente al n.º 29 de dicha avenida, domicilio de sus autores. La titula textualmente El sueño de un campoamorino, o sea, «Lo que es, y Lo que debe de ser».

La Foguera Infantil Plaza del Puente y Villavieja, original de la propia comisión, según su boceto fue titulada Álbum del alacantí, tuvo las dimensiones nada despreciables de 3 x 1,5 metros de base y 4 metros de altura, siendo plantada en la Plaza de Santa María. Francisco Collado Llorca, Presidente Honorario de la Foguera Plaza del Puente y Villavieja, es el firmante de la solicitud de plantà en la que consta un sello de caucho con la leyenda Foguera de los Barrios / Plaza del Puente / La Comisión / Alicante.

Boceto de la Foguera Infantil Plaza del Puente y Villavieja (AMA)

Una memoria manuscrita explica:
La parte principal representa un álbum de críticas de Alicante. Un Alicantino se halla encima de una escalera pegando una de ellas, y una Alicantina sostiene la última que falta a pegar. Las críticas son doce:
1º El proyecto de la escalera de la iglesia del Arrabal Roig a la Playa.
2º Urinario de la Pl. de Chapí.
3º La fachada del Salón Moderno con la compra y venta de las estampas Nestlé.
4º Barrio de las Provincias.
5º La Mendicidad.
6º Los carros de los caramelos.
7º El agua de la Villavieja.
8º Los puestos de plátanos de las calles.
9º El peligro de Santa Bárbara.
10º Los veladores de las calles.
11º La pasarela del Paseo de Gomis.
12º El foso del Puente.

La parte de detrás representa la fachada de Santa María ante la cual se encuentran varios muchachos jugando al fútbol y uno haciendo aguas menores sobre la misma fachada.

La Foguera Infantil Torrijos, original de los hermanos Julio y Eduardo Sánchez Bañón, con lema La locura del parchís, como su nombre indica fue ubicada en la calle Torrijos, actual César Elguezábal.

La Foguera Infantil Barrio de San Blas fue la primera obra de un joven Ramón Marco Marco, que lo sería todo y lo ganaría todo décadas después, y que tituló Bellees de San Blas al pequeño monumento que plantaría en la calle Pintor Gisbert.

Foguera Infantil Barrio de San Blas 1934
(Archivo Ramón Marco Marco)

En uno de sus bocetos se puede leer una parte de la explicación de la foguera: La falla ésta representa lo mal acondicionado que está el Barrio de San Blas. Primera dos niños pegándose, una mujer tirando un cubo de porquería por el balcón. Igualmente crítica termina dicha explicación en el segundo: Un turista que viene a ver el Barrio se queda tonto de ver lo que pasa en este Barrio. Un hombre cae dentro de un bache y pocas cosas más.

La Foguera Infantil Plaza de la República, plantada por la comisión en dicha plaza, hoy Plaza del Ayuntamiento, fue titulada Caramelomanía. La solicitud de plantà, dirigida al Presidente de la Comisión Gestora, la firma como presidente Rafael Yváñez Santonja. Esta solicitud hace además las veces de memoria descriptiva de la foguera, pues explica:
...representa varias escenas a que dan lugar, los grupos de curiosos y desocupados, que por esas calles se arremolinan alrededor de esos más o menos artísticos carritos, en los que, se trata de endulzar a fuerza de caramelos la contrariedad de los que no son favorecidos, por la pícara suerte, en las al parecer inofensivas ruletas.

...presenta una mujer, que con el deseo natural de probar fortuna se juega el dinero que lleva para la compra, con lo que, como es lógico, se evita de llevarla a cabo; en otra escena se muestran los resultados de estos excesos, que distan de ser tan dulces como la causa que lo produce; en otra se alude, a que esta verdadera monomanía se halla tan extendida, que ha trascendido a la estratosfera; y por último, se presenta a un matrimonio que sacude de sus bolsillos los últimos céntimos para sacrificarlos en este dulce vicio callejero. La parte alta, trata de reproducir lo que vemos todos los días por esas calles queriendo demostrar, que no todos son curiosos y que cada cual va a lo suyo.

Un documento manuscrito similar al anterior, en el sentido de que combina solicitud de plantà y memoria de la foguera, firma para la Foguera Infantil Benalúa, Francisco Díaz. Es original de A. y E. Cernuda y J. Díaz con lema Els uns y els atres, y quedaría plantada entre los números 28 y 29 de la calle Pérez Medina.

El mencionado documento explica:
«Els Uns» son los hoteleros que van invadiendo la ciudad; en el verano llenan la carretera de sillas y mesitas; hasta los tranvías tienen que subirlos en una grúa y los autos tropezarán con las sillas y las mesas y en el invierno ponen las cristaleras que hasta la gente le da vergüenza pasar por la baldosa y ha de pasar por la carretera. «Els Atres» son los pistoleros que también van invadiendo y matando gente y entre els uns y el atres van a invadir a todo el Mundo.

Por último, Francisco Llorca Santamaría, en representación de la Foguera Infantil San Fernando, firma la solicitud de plantà de un pequeño monumento creado por la propia comisión con el título Los juegos de antes y los de ahora, que plantaría en la calle Juan de Herrera.


Aunque a primera vista lo más llamativo es probablemente el crecimiento exponencial de la participación infantil en Les Fogueres, lo verdaderamente importante es observar los nombres de esos jóvenes que comenzaban a demostrar sus inquietudes artísticas, alicantinistas y festeras, ya que algunos de ellos con el paso del tiempo llegarían a ser de relevancia en diversos aspectos de la Cultura y de la Fiesta: Antonio Hernández Gallego, fructífero artista de fogueres y barraques durante varias décadas; Miguel Castelló Villena, sobrino del maestro Gastón Castelló, historiador, escritor, cartelista y miembro de la Comissió Gestora de les Fogueres de Sant Joan; Raúl Álvarez Antón, maestro de la radio y del periodismo; Ramón Marco Marco, escultor, artista constructor de fogueres y barraques, que en el futuro lo ganaría todo en la máxima categoría de los monumentos de nuestra Fiesta. Una auténtica cantera.

Sin embargo, finalizado el ejercicio foguerer, este importante crecimiento de fogueres infantils tuvo una paradójica y tremendista, aunque no del todo ilógica respuesta por parte de la Comisión Gestora de les Fogueres de San Chuan, que se concretó en una comunicación oficial a Alcaldía, resultado de la sesión ordinaria del día 29 de septiembre de 1934, en los siguientes términos:
...y por mayoría absoluta hay un acuerdo referente a Fogueres Infantiles que prohíbe sean éstas expuestas durante los tres días de fiestas del mes de junio, por considerar que dichas fogueres no son nacidas de la inspiración infantil y sí de personas que llevan la dirección de las mismas sin responsabilidad para ellas y con intención directa a entorpecer la recaudación de las fogueres oficiales, que se ven enormemente desposeídas del mayor ingreso y a la vez boicoteadas por las que dirigen las infantiles; aparte del mal gusto que en sí van presentando algunas de las infantiles, ya que llegan noticias hasta esta Gestora de la constitución de varias Comisiones infantiles, con tendencias políticas, y ya llegado a este punto, es correcto proceder para salir al paso de todas las infantiles que se presenten con ciertos caracteres de perjuicio moral y material para las fogueres oficiales.

Este intento de prohibición de los monumentos infantiles tendría cierta repercusión en 1935, pero quedaría en el olvido en 1936.

Y finalizamos con los 3 grupos de ninots documentados en los expedientes del Archivo Municipal, el primero de los cuales es el Grupo de ninots Benito Pérez Galdós, cuyo autor, Mariano Mingot Martínez, constructor habitual de fogueretes frente a su domicilio en el número 40 de la calle Benito Pérez Galdós, en esta ubicación plantó el grupo titulado El ultim ensayo del paso doble des Fogueres, de 2,25 metros de altura.

El Grupo de ninots Asociación de la Prensa, por encargo de sus asociados los constructores Esteve Hermanos la plantaron en un banco público situado frente a la sede de la misma en el Paseo de los Mártires (Explanada de España). Su solicitud de plantà está firmada por Álvaro Botella Pérez, Presidente de la Asociación y explica el grupo de ninots compuesto por una figura, que pulsando una guitarra, canta a la fiesta, y por otra figura que, con un soplillo, hace aire a una hoguerita pequeña, con objeto de que arda mejor, ante la satisfacción de un niño que contempla la cremá.

Y para terminar, el ya habitual Grupo de ninots "Ninots de l’Esplaná", este año concebido por Antonio Pastor Quereda con el lema A palo seco, que plantó en el andén lateral del Paseo de los Mártires, frente a la calle del Ingeniero Lafarga, un grupo de «Ninots» con sujeción al boceto que acompaño, y cuya crítica se refiere a los vendedores ambulantes de caramelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estás publicando un comentario que quedará asociado a mi artículo una vez sea aprobado. Recuerda ser respetuoso, pues de lo contrario no será publicado en atención al resto de los lectores. Gracias por tu aportación.