Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

Bartolomé Parodi Ruso.
Tabarquino, barraquer y foguerer

Un merecido homenaje de su nieto, autor de este blog, a su notable y poco conocida trayectoria festera

Documentación y fotografías:
- Archivo Municipal de Alicante (AMA)
- Archivo Armando Parodi Arróniz

Bartolomé Parodi Ruso, «Bartolo»,
un tabarquino en Les Fogueres de Sant Joan

Diario El Correo, 16 de julio de 1935. Noticia íntegra de la constitución
de la barraca Peña «Tot per Alacant», de cara a Fogueres 1936,
en la que Bartolomé Parodi figura como «Repostería»,
su primo José Blasco es el contador, y su hermano Ramón Parodi es vocal

Barraques 1931-1936

En el libro Alicante. Arte y Fuego (2010) quise resaltar, desde el comienzo de su redacción, que hasta entonces se había pecado mucho de trabajo de hemeroteca, copiando sin más cuando, en palabras de Joaquín Santo Matas, «la palabra escrita no es dogma y los errores y contradicciones abundan, echándose en falta la constatación del dato, así como el ahondar en los contenidos». Se trataba de corregir, con datos irrefutables, equívocos repetidos en muy diversos aspectos de la etapa de lanzamiento de la Fiesta, porque, bien lo dijo Rabindranath Tagore hace siglo y medio: «La corriente de la verdad se esparce por los canales de los errores». Quedaban, por ello, automáticamente reducidas a dos, de forma casi exclusiva, las fuentes de investigación: los expedientes y bocetos conservados en los fondos documentales del Archivo Municipal de Alicante.

Pues bien, del mismo modo, todos los datos contenidos en este artículo, basado en el citado libro, son tratados de forma veraz y fidedigna, en función de esos documentos presentados en su día al Ayuntamiento por responsables y protagonistas de los primeros años de Fogueres, y que, en ocasiones, contrastan significativamente con la información contenida en las obras más comúnmente estudiadas y recurridas. Además, las denominaciones de comisiones y lemas de monumentos se transcriben literalmente, tolerando el uso que del valenciano se hacía en la época, con sus modismos e incorrecciones, para respetar al máximo su singularidad.

Así pues, y entrando ya en materia, se desarrollan de forma cronológica, y siguiendo el orden y codificación que lleva el Archivo Municipal, los veintinueve expedientes de barraques conservados. Si se obvia alguna comisión es porque de la misma no existe expediente, lo que no implica que no plantara en su momento, pero como el objetivo es hacer un vaciado fiel de los datos de dicha documentación, quedan omitidos por pura coherencia.


1931

Asistimos a la fundación de la primera barraca de la historia de Les Fogueres de Sant Joan, cuya denominación correcta, y no poco curiosa fue, según su expediente 28/31, Agrupación "Els 31 Foguerers". De autor desconocido, probablemente construida por los propios socios, consistía en una sencilla recreación de la típica barraca valenciana. Su denominación fue debida, por una parte a lo que representaba —una barraca, de forma que este tipo de monumento ya quedó por ello así denominado para la posteridad—, y por otra al número de sus socios —treinta y uno— que además coincidía con el año.


Curiosamente, esta primera portada de barraca, denominación como hoy las conocemos, según parece se construiría para no ser quemada. Más adelante se decretaría que deberían ser consumidas por el fuego conjuntamente con la foguera en cuyo distrito plantara. En el caso que nos ocupa, lo haría en el primer tramo de la avenida Alfonso el Sabio, y fueron sus dimensiones 4,5 x 3 metros de base y 4,5 metros de altura.

«La Foguera de Tabarca» cumple 6 años

«La Foguera de Tabarca» hoy, 14 de noviembre de 2016, cumple 6 años, con 115 artículos publicados, por lo que es para mí prioritario agradeceros, tanto a seguidores como a amigos, que hayáis hecho realidad cifras como las cercanas 150.000 visitas (conseguidas el 5 de diciembre) y 40.000 lectores de 105 países, así como el millar de seguidores (igualmente alcanzado el 5 de diciembre) en su página de facebook.

Boceto de la Foguera Barrio de Benalúa 1929, de Juan Such Roca
(Archivo Municipal de Alicante)
Plano de Nueva Tabarca, 4 de enero de 1771, de Fernando Méndez de Ras
(Archivo Histórico Nacional)
Gracias, de nuevo y por todo ello, por vuestro interés en mi blog.

Tabarca, o las Hurdes alicantinas

Tabarca, o las Hurdes alicantinas es el sensacionalista título de un artículo aparecido en la página 1 del diario DRA del 25 de enero de 1935, transcrito íntegro a continuación, que pretendía comparar la situación de la isla con el panorama surrealista que Buñuel presentó en su documental rodado tres años antes en la comarca extremeña de Las Hurdes.

Sobre Las Hurdes

Las Hurdes, tierra sin pan es un documental de 27 minutos, dirigido por el cineasta español Luis Buñuel y rodado entre el 23 de abril y el 22 de mayo de 1932. Aunque originalmente era mudo, en 1935 obtuvo dinero de la embajada de España en París para sonorizarlo, quedando por ello narrado en francés. En 1996 se grabó en castellano con la inapreciable voz de Paco Rabal.

La película se desarrolla en Las Hurdes, una zona montañosa de Extremadura, alrededor del pueblo de La Alberca, cuyos habitantes estaban tan poco desarrollados y aislados que incluso el pan les era desconocido. De acuerdo con el documental, el principal ingreso para este pueblo era el subsidio del Gobierno que recibían por admitir a niños huérfanos. Buñuel, que realizó la película después de haber leído el estudio antropológico del intelectual católico e hispanista francés, Maurice Legendre, director de la Casa de Velázquez, centro cultural francés en Madrid, titulado Las Jurdes: étude de géographie humaine (1927), tomó un enfoque surrealista al realizar su expedición antropológica. El resultado fue un documental en el que las exageradas descripciones del narrador sobre la miseria humana de Las Hurdes contrastan con la actitud plana y desinteresada de sus habitantes.

Sobre el DRA

Los periódicos contrarios a la República y paladines de la monarquía y de los valores más tradicionales en 1931 eran El Correo, El Tiempo, El Día, Las Noticias y La Voz de Levante. Sus propietarios provenían de los antiguos partidos conservador y liberal o de asociaciones como Acción Católica. Paulatinamente fueron desapareciendo por falta de apoyo popular, sobreviviendo solamente El Día, cuyo propietario, el poeta alicantino Juan Sansano Benisa, apoyaba las posturas extremistas adscritas al Bloque Nacional Agrario.

Pero las fuerzas políticas conservadoras tuvieron que crear su propio órgano de prensa ante la paulatina desaparición de los periódicos cercanos a sus ideas. Así, en septiembre de 1934 la Derecha Regional Agraria imprimió un diario, DRA, sufragado básicamente por Rafael Alberola Herrera. Este diario desapareció en marzo de 1935 y fue sustituido por Más. En estos periódicos se reflejó la ideología de las fuerzas políticas alicantinas que gobernaron durante el bienio de 1934-1936, esencialmente ultraconservadoras y antirrepublicanas.